Recomendar esta página en:

Taller fotografía Josbe en:

Descripción básica de un prismático

 

 

  Todos los prismáticos están formados por tres elementos principales:

 

las lentes oculares (por las que miramos), las lentes objetivo (las frontales) y entre ellas un sistema de prismas que transmite la luz. Según el diseño de estos prismas se distinguen dos tipos de prismáticos; de porro y de tejado o techo. Cada tipo tiene sus ventajas.

  En general, los de porro nos dan una mejor percepción de la profundidad distinguiendo mejor entre el objeto enfocado y el fondo, además suelen ser más baratos porque son más fáciles de fabricar. Los de techo son más ligeros y manejables para un mismo tamaño de objetivo y además cuentan con una montura más protegida.Todos los prismáticos de buena calidad emplean diversos tratamientos ópticos para mejorar la transmisión de luz a través de sus lentes y prismas, que de otro modo producirían una imagen apagada y pobre.

 

  La calidad de los elementos ópticos (prismas y lentes) es un factor fundamental a la hora de elegir unos prismáticos. Hay que rechazar los prismáticos fabricados con prismas y lentes plásticos y elegir siempre prismáticos fabricados con prismas y lentes de vidrio.

 

 

Características principales de un prismático

 

 

 Las características ópticas principales de un binocular o prismático serían:

 

Aumentos y abertura ; se describen con dos números separados por una "X". El primer número nos indica su factor de ampliación y el segundo nos indica la medida en milímetros de las lentes frontales. Por ejemplo, un prismático 10x50 ofrece 10 aumentos y sus lentes objetivo miden 50mm de diámetro.

 

Enfoque ;  suelen disponer de un mecanismo de ajuste del enfoque para adaptarlo a nuestra visión en función de la distancia al objeto observado. Aunque también los hay sin enfocador, denominados "focus-free", "fixed-focus", "no-focus",...). También suelen contar con un sistema corrector de dioptrías, normalmente sitúado en el ocular derecho, pues es habitual que no tengamos la misma capacidad de visión en los dos ojos, aunque no nos demos cuenta de ello.

 

Distancia interpupilar ; otro ajuste que podemos hacer para adaptarlo a nuestra visión. Esto se hace abriendo o cerrando la bisagra que une los dos tubos ópticos, hasta conseguir que veamos un solo círculo perfectamente claro y redondo.

 

Luminosidad relativa o pupila de salida ; se obtiene dividiendo el diámetro de los objetivos entre los aumentos. Por ejemplo, unos prismáticos 10x50 tienen una púpila de salida de 5mm (50mm : 10 = 5mm). Este valor nos indica el rendimiento de los prismáticos en condiciones de poca luz (al atardecer o anochecer, en bosques frondosos,..). En general se considera que la escala de valores para la luminosidad relativa es:

- Baja; inferior a 3,5.
- Normal; entre 3,5 y 4.
- Buena; entre 4 y 5 (ya se puede clasificar estos prismáticos como luminosos).
- Muy buena; 6 ó mayor.

 

   De todas formas no hay que olvidar que la calidad de los vidrios utilizados para la fabricación del prismático influye mucho en la luminosidad y además a igual calidad y luminosidad relativa, por ejemplo 8x40 y 10x50, los de mayor abertura tienen mejor rendimiento en condiciones de poca luz porque captan más luz.

 

Campo de visión ; es la anchura en metros que nos permite abarcar un prismático cuando miramos a través de él, a una distancia de 1000 metros. Por ejemplo, si los prismáticos nos indican que tienen un campo de visión de 114 metros, significa que abarcaremos un área de visión de 114 metros. A veces viene especificado en grados, en cuyo caso se referiría al ángulo que abarca.

Los aumentos influyen directamente en este factor, a más aumentos, menos campo de visión.

 

Acomodación ocular ; es la distancia máxima a la que podemos alejar nuestros ojos de los binoculares y que sigamos observando iluminado todo el campo de visión. En general, la visión resultará cómoda a partir de 1 centímetro; tener que acercar más los ojos nos provocará fatiga ocular. Y es un factor especialmente importante para observadores que necesiten gafas, en cuyo caso la distancia de acomodación debe ser de alrededor de 1,5 centímetros.